<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d33702674\x26blogName\x3dNo+A+Todo//+Ana+Ca%C3%ADna\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/\x26vt\x3d7186659122872755384', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>


Avance informativo

lunes, diciembre 07, 2009

De lunes a viernes mi vida se ha vuelto muy rara. Madrugo. Cumplo con todas las comidas. Trabajo. Doy vueltas por un lugar que no conozco, espero autobuses, duermo en una cama que no es la mía. Las noches son particularmente extrañas. Escucho bluesacos y llamo por teléfono, y escribo una especie de carta que probablemente nunca enviaré. Leo mucho. Como estoy sin internet tengo la sensación de que mi mundo se ha vaciado y sólo queda mi apartamento, con mi gata y mis dos maletas dentro, mi portátil y una vajilla que han usado otras personas antes que yo. Me he vuelto (más) voyeur: paso horas fumando sentada en la terraza, de noche, ataviada con un albornoz verde, imaginándome adónde van o de dónde vienen las personas que veo pasar por la calle.Las luces de los coches y el neón de la farmacia escriben sinfonías visuales serialistas, algo que me retumba en el ojo y luego en la cabeza, o quizás sucede al revés. En esos momentos me siento como un chino gordo o un filósofo sin ideas. Luego suelo irme a dormir. Cuando cierro los ojos no me pregunto nada. Duermo mejor que nunca.
Un paso atrás, un paso adelante.