<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d33702674\x26blogName\x3dNo+A+Todo//+Ana+Ca%C3%ADna\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/\x26vt\x3d7186659122872755384', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>


¿Olvidando?

sábado, febrero 24, 2007

- Quiero que te duela, que llores, que sientas estar vivo. No volverás a compadecerme.


I'm terribly drunk.

God, I'm sorry.
I don't feel ok.
I don't want to drink anymore, I just hate everything about me tonight. And this fucking English, I can't say anything at all.

Wow, i'm drunk. I don't know.

Nothing.

I hate sex, cybersex, I hate gay men, I hate men.


Wow


Sorry. I'm sorry for everything.
Why am I here, writing a stupid message?

This fucking English, I can't say anything.

Just hate myself tonight.

Online now.
And I'm crying. Wanna sleep for some hours.
It feels really bad.

I die alive and I burn and I die alive again.

Lo que tienen en común la verdad y las estrellas

viernes, febrero 23, 2007

Gracias a taromaru doy con este breve video, que confirma que la esencia de las cosas más hermosas o importantes que existen o han existido en mi vida siempre se verá oscurecida por mi propio afán por descubrirla. Lo realmente trascendente nunca podrá ser claramente definido, ni tan siquiera vislumbrado borrosamente de frente : sólo existe y cae sobre nosotros como un suave velo blanco, revelándose inconcreto en ocasiones, sin dejarse atrapar del todo, como el amor o la melancolía de una tarde perezosa.

Stumblers

viernes, febrero 16, 2007

Qué solos estamos. Yo en Málaga y él en Texas. Yo crujiente, seca y gris como una bruja de cuento, pendiente de que salga el numerito.

Inbox: 1
Inbox:

Supongo que lo próximo será una fuerte dependencia emocional de mi portero porque me ha dado los buenos días.
No puedo creerlo.
Estoy llorando porque un niño de 22 años con quien sólo he hablado cuatro horas en toda mi vida no contesta a un estúpido mensaje.
Cuando yo tenía 22 años el Puto Teléfono de la Esperanza no comunicaba siempre. Tampoco sentía la necesidad de beber, vomitar, lavarme la cara y seguir bebiendo hasta caer redonda al suelo. No pensaba en combinaciones aleatorias de medicamentos, no sabía que es en vertical y no en horizontal, podía verme llorar en un espejo sin aterrorizarme a mí misma.

No pasa nada, es por la hora. Alegría y buen humor.

Inbox:
Inbox:
Inbox:

Niño gordo rosa con plumas

jueves, febrero 15, 2007

Llega tarde, cuando al fin han terminado las horas dulces de El Corte inglés. Llega despacio, sin que se note. Me hace cosas en la oreja, me pellizca, me tira del pelo. Un ángel cojonero, hablando mal y pronto.

Encuentro esto, que es lo que yo te hubiera escrito de atreverme a deshacer mis pasos de animalejo torpe con el pelo raro. Una nota muy en mi estilo. Taimada, de irse, de decir las cosas realmente importantes de pasada y con el mismo tono con el que se hablaría del tiempo o de la compra o de algún invento raro encontrado en el superchino.

El arte de estar fuerísima

lunes, febrero 12, 2007

No tengo vida social. No tengo vida laboral. No tengo vida sexual. Sólo tengo vida existencial.
Asisto al tiempo que me ha sido adjudicado en calidad de funcionaria, con una mezcla de desinterés y nerviosismo, como si fuera mi propio fantasma o un reflejo involuntario de mí misma. Echo de menos a alguien que nunca he conocido y no sé si alguna estrella invitada de mi pasado recordará haber dormido en mi sofá, haberme prestado unos apuntes o que me invitó a una cerveza una vez. Quizá el agujero negro en que me voy diluyendo ha sustituido mi presencia en las vidas ajenas por una inconcreta mancha borrosa, donde el borde de mi imagen tiembla a punto de fundirse en una nada confortable. Nunca he existido. Nunca estuve allí. Imágenes antiguas e instantáneas brotan cada vez más difusas de esta caja de los horrores que chirría detrás de mi frente, sin conmoverme realmente, de forma automática. Orgánica. Mi tristeza no es espiritual, sino carnal, fisiológica. Materia impotente que presencia su desparrame universal. Y si intento pensar me doy cuenta de que sólo sé que no quiero saber nada acerca de lo que son o significan las cosas realmente. Que olvido y sonrío. Que mi juego de incisivos no puede más que bendecir este proceso de disolución sólida, esta lejanía de todo. Bienvenido, Mr. Ending.

Mística personalizada

viernes, febrero 02, 2007

Si he de elegir vivir conmigo misma o hacerlo con Dios, prefiero esto último. No puedo decir que crea en Dios. Pero sí puedo declarar que no creo en mí misma. Y esto es lo que yo llamo un verdadero problema de fe.

Dobleces

Primer ensayo. Poema mudo para niñas con doble personalidad.
medullaproof