<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d33702674\x26blogName\x3dNo+A+Todo//+Ana+Ca%C3%ADna\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://iconoplasta.blogspot.com/\x26vt\x3d7186659122872755384', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>


Necesitar

sábado, agosto 25, 2007



Otra cerveza.
Un hombro amigo de lágrimas sucias.
Otra identidad.
Vivir en otra comunidad autónoma.

Todo lo que necesito en estos momentos es precisamente lo que no tengo.
Es bueno saber que crees que con una simple canción de despedida puedes llenar ese gran agujero, después de decir buenas noches, retirarte a tu sofá, volver a la cómoda existencia de extraño que recuperarás en cuanto me despierte mañana.
Yo a eso lo llamo barrer los rincones. No importa cuánto ladren tus pestañas a la luna.
Volvemos a ser grandes amigos que no se conocen en absoluto.
Es curioso. Texas o Madrid es lo de menos.

Excusa perfecta

viernes, agosto 24, 2007

Summer Bed Blues

jueves, agosto 16, 2007

En plena feria de Málaga, ignorando los gentíos y el almizcle de orín y sudor que debe flotar por el centro, me he pasado los últimos tres o cuatro días en la cama. En la cama, sin más. En penumbra y con el ventilador a la máxima potencia. Sincronizando estiramientos con mi gata. Organizando una celestial coreografía entre sábanas. He dado vueltas y he sacado de la entraña ruidos que jamás pensé que podría emitir. Algo así como versiones pasadas de rosca de alguna canción quejumbrosa y chulapa de Muddy Waters.

Tal vez me esté preparando para una nueva era. O puede que se trate sólo de una modalidad de hibernación. El calor y el tedio, por separado pero especialmente juntos, tienen mucho peligro. Esta es mi manera de combatirlos. Sólo reposar y respirar, honrar sobradamente a la Siesta Española y terminar la jornada con unas cervecillas y un suave letargo. Como si nada más existiese y la vida estuviera de vacaciones.

Black Sheep Girl

martes, agosto 14, 2007

A black sheep boy dissolves
in hot cream, in sweet moans,
in each dead bed and empty home,
in each seething bacterium

...cantaban Okkervil River

Aparezco muy poco por todas partes. Se diría que extiendo la patita de vez en cuando sólo por dar señales de vida, como una Gregoria cualquiera a la que alguien acaba de dar un zapatillazo, diciendo tímidamente “presente todavía, señor”, aunque todos saben que el presente pronto se convertirá en pasado.
Ex-amigos, ex-voluntarios temporales, ex-parches, ex-padres secundarios, ex-nietos demasiado mayores. Son como esos recortes de papel de muñequitos que se dan la mano, y ahí vienen, todos en contra, cantando himnos guerreros, aliados con mi conciencia. Presencio semejante desfile con mi uniforme decadente de andar por casa, integrado por bragas y gafas de sol negras, en un luto perpetuo por la humanidad que he conocido. Porque soy viuda de todo lo que era mío, y me retuerzo las manos y me pellizco la piel para dejar de pensarlo y hacerme sangre a poder ser. Muy místico-pero-visceral todo, y casi interesante y torturado si tuviera quince años, pero tengo veintisiete y sólo es penoso y lamentable. Es repugnante, me dice una vocecita interior, tal cantidad de materia orgánica desaprovechada: odioso pelo asesino, odiosos huesos que crujen y odiosas manos que no hacen otra cosa que ir empalmando cigarrillos en una especie de cadena de montaje de la impotencia.

Después de un rato así, en un finale presto agitato, salgo corriendo de mi casa dejando un rastro de perfume que no se vende en tiendas ni se puede pagar con la tarjeta del Corte Inglés (L’Ennui Eau de Toilette, compuesto de nicotina, café y papel quemado, entre otros ingredientes selectos). Allá voy. Camino como un zombie por los pasillos vacíos del hiper, sin mirar, porque me adivino con repulsión en los espejos de las columnas. Me pruebo un vestido de abuela, talla 48, encima de la ropa. Todavía no estoy tan gorda, pienso sonriendo a ninguna parte (a punto de llorar de alegría. A punto de empezar a dar berridos). Una señora inocente que pasaba por ahí se marcha apresuradamente al oírme murmurar sandeces. Me gustaría seguirla y gritarle te quiero, darle un beso de hija falsa, ofrecerle mi amistad o el dinero de mis padres o mi sangre, que también es de mis padres, por cierto. Si no se hubiera ido me habría acercado a darle miedo confesándole cosas al oído. Cosas de desconocida loca, como que NECESITO abrazar a quien sea, o que me pegue quien sea, o que perdón en general. En vez de hacer todo eso, que es muy cansado, a la par que ridículo y esquizoide, me vuelvo a casa y me tomo un Tryptizol. Luego saludo a unos transeúntes despistados desde la ventana, imaginándome que son amiguitos del Teléfono de la Esperanza. Me miran poniendo caras raras, intentando identificarme. Y yo a lo mío, a saludar cual infanta, con una barraquera de lo más encantadora, cercana y campechana, regia y borbónica, pensando en lo bonito que sería controlar, controlar, por Dios bendito.


Despertando a la serpiente

viernes, agosto 10, 2007